LA MISIÓN

Su misión

Sus miembros laicos, por el mundo y en el mundo, participan en la función evangelizadora de la Iglesia ya sea mediante el testimonio de vida cristiana y de fidelidad a la propia consagración o promesa, o bien a través de la ayuda que ofrecen, para que las realidades temporales sean ordenadas según la voluntad de Dios y el mundo se reafirme en la fuerza del Evangelio.

Ellas ofrecen también su colaboración al servicio de la comunidad ecclesiástica según el propio estilo de vida secular.

“Participar activa y completamente en la historia del hombre” implica:
– aceptar la responsabilidad de eventuales cargas sociales, civiles, politicas y eclesiásticas;
– compartir los sufrimientos de nuestros hermanos, especialmente los emarginados y los pobres de carne y de espíritu donde continuar la Pasión de Cristo, hoy, por una solidariedad concreta de ayuda según nuestros talentos;
– colaborar con los Pasionistas de acuerdo con las posibilidades de cada persona.